lunes, 15 de marzo de 2010

Pistoletto frente al espejo


No es una ilusión óptica, ni un juego de fotógrafos expertos; es una de las obras de Michelangelo Pistoletto. Una creación que cambia en cada exposición, con cada visitante y según el lugar desde el que se contemple. Una obra viva que, en lugar de reflejar la época en que fue realizada, incide en romper las barreras espacio-temporales. Crea un espacio infinito dentro de un marco finito, la ilusión del 3D en un rectángulo bidimensional.

El espejo, como metáfora o instrumento, ha sido tratado en las diferentes culturas con mucho respeto y misticismo. Algunas tradiciones esotéricas le otorgan propiedades para captar información; mientras que para otros pueblos americanos es una frontera entre el presente y el futuro y una vía de comunicación con los dioses. El Feng Shui los utiliza para redistribuir la energía en el hogar, pero advierte de sus peligros si están mal situados (por ejemplo, los espejos enfrentados entre sí o con la puerta de entrada).

La inseguridad ante el reflejo no se debe únicamente a la superstición popular, sino al miedo a enfrentarse a uno mismo, a su propio juicio. "He adoptado el recurso del espejo porque uno debe asumir la responsabilidad de conocerse", explicaba Pistoletto.

Este artista italiano, figura destacada del arte povera italiano, es uno creadores que más han reflexionado con el espejo sobre la perspectiva, el espacio y el tiempo. Para este artista: "El espejo ejemplifica mejor que ninguna otra cosa esa idea de cambio constante tan ligada a la modernidad; ese es un concepto que me ha preocupado de un modo particular y que, de algún modo, se refleja también en esa constante mutación de materiales, o incluso de lenguajes, tan constante en mi obra".

Es difícil situarse delante de una obra de Pistoletto porque sientes que entras en un bucle. Eres parte de la obra de arte por unos segundos, pero la obra será individualmente parte de ti para siempre.


--- Entradas relacionadas ---

** La segunda imagen es de Magritte (creo que está claro pero por si acaso)

2 comentarios:

León dijo...

Los ojos son los espejos del alma, ¿y los espejos, qué son?... Muy interesante toda la mitología al rededor, quien sabe, quizás si que existan mundos paralelos a través del espejo.

El otro día, curiosamente, vi otra película en la que un personaje, para mostrar que está cabreado consigo mismo, le da un puñetazo al espejo, y pensé: ¿otra vez la misma metáfora?

Marie... dijo...

Desde mi punto de vista lo que hace tan socorrido al espejo en el arte como metáfora es su capacidad para sugerir e inquietar. Aunque tienes razón en que, en la mayoría de los casos, se repiten.