viernes, 1 de marzo de 2013

Reseña de 'Buscadores de fe', de Violeta Gorodischer


Tras la visita del gurú y líder del movimiento "El Arte de Vivir", Ravi Shankar, al Río de la Plata, el libro de Violeta Gorodischer tiene una gran oportunidad con aquellos escépticos interesados en conocer más sobre esas nuevas formas de religiosidad. Nada mejor que el periodismo gonzo -iniciado por Hunter S. Thompson- para bucear en las mentiras de la fe, pensarán aquellos que ojeen la llamativa tapa de 'Buscadores de fe'. Sin embargo, hay que destacar que la fluida prosa de la escritora argentina -bien entramada con la historia de los personajes y las disciplinas- no se alterna con experiencias extremas al estilo de Thompson. Gorodischer no se atreve, y se queda en lo que a ella le parece cómodo o seguro, decisión que probablemente avalará su madre pero que convierte el libro en una suerte de gonzo light. 

Además de "El Arte de Vivir", 'Buscadores de fe' explora la Meditación Trascendental, la Comida Viva o comida cruda; la corriente de Kyron, basada en las fuerzas electromagnéticas; el movimiento perseguido en China Falun Dafa, el chamanismo en el Camino Rojo uruguayo y la Diksha, que consiste en la bendición divina a través de la imposición de manos, y de la cual la autora termina convirtiéndose en giver. 

En la mayoría de los grupos espirituales Gorodischer realiza un aproximamiento superficial. Hace meditación, participa en sesiones informativas y cursos de iniciación, y se entrevista con sus mentores o introductores de las diferentes espiritualidades en el Río de la Plata. En el capítulo dedicado a la comida cruda, la autora asiste a una cena de confraternización, pero tras no digerirlo bien, decide no volver a intentarlo. Sólo en el caso del chamanismo Gorodischer se adentra en una experiencia algo más profunda, participando de un Temazcal.

Si bien en este tipo de periodismo es el autor-protagonista la figura principal, porque relata su experiencia, la escritora suele caer en comentarios que nada aportan al relato. Como por ejemplo, mencionar que "antes de entrar, debería hacer pis" o explicar, seguidamente, cómo lo hace. A su vez, cuando descubre que el emblema de Falun Dafa es una esvástica -símbolo milenario utilizado en el hinduismo o el budismo entre otros, y posteriormente reapropiado por Hitler-, Gorodischer dedica un párrafo a exclamar su horror y a acordarse de la hermana melliza de su abuela asesinada en una aldea de Polonia. Incluso se atreve a sugerir a los seguidores de la disciplina que cambien de símbolo. 

Reseña del libro 'Buscadores de Fe' de Violeta Gorodischer
Publicado originalmente en El País Cultural (1/marzo/2013)

1 comentario:

Carlos de la Parra dijo...

INTERESANTE.
Para muchos es importante buscar una explicacion por medio de alguna religion o culto.(disculpen que tengo perdidos los acentos).
Esto lo vienen envolviendo entre palabras sabias pero historicamente con un fin manipulativo.
Mientras tanto, muchos hemos encontrado a Dios como una fuerza universal nada parecida a una persona, y que nos sostiene sin necesidad de terceros con logica.